Loading...
Noticias

RECUERDOS DEL CAMPEONATO NACIONAL ABSOLUTO DE 1996, HACE 24 AÑOS

En la coyuntura en que vivimos, y con tiempo a la mano, busque los datos históricos de aquella final dramática del año de 1996 que se jugara en la ciudad de Lima, con los 12 mejores jugadores del país en ese momento, todos ellos clasificados en sus ligas, torneos regionales, metropolitanos y la Semifinal que se jugó también en Lima.

Las eliminatorias comenzaron para mi persona en Arequipa, de setiembre a octubre del 95, luego de un clasificatorio a la Final del Campeonato Absoluto de la ciudad, jugaron 12 jugadores en un sistema de Round Robin (todos contra todos) a 11 rondas. Salí Campeón Absoluto de Arequipa al ganar todas mis partidas, 11 de 11 rondas.

La segunda etapa era el Regional Sur que se jugaría en la Ciudad del Cusco, bajo el sistema suizo a 7 rondas, donde intervenían jugadores de Tacna, Puno, Juliaca, Cusco y Arequipa.  Logre ser Campeón Regional Sur por cuarta vez. Clasificaban 4 jugadores a las semifinales del año 96.

La Semifinal del Nacional se jugó en Lima, en dos series de 10 jugadores cada una, de cada serie clasificaban  4 jugadores para la Final, mi persona logró salir en el primer puesto de la Serie A, y tener mi boleto para luchar la clasificación a la XXXII Olimpiada Mundial a jugarse en Europa.

FINAL ABSOLUTA, LUCHA POR UN SUEÑO LA XXXII OLIMPIADA MUNDIAL DE ARMENIA

Antes de aquella final había jugado 4 finales 88 ,89, 90, 93 y una semifinal, luche un clasificatorio para la Olimpiada en Chiclayo el 90 y no logré llegar, el 94 en Lima no pase a la Final.

En aquella oportunidad jugaban 12 jugadores, 8 jugadores clasificados y 4 clasificados directamente por la Federación deportiva Peruana de Ajedrez, entre ellos la leyenda del ajedrez peruano el GMI Julio Granda Zúñiga.

El torneo se jugaba todos contra todos (round robin), y sería duro por la calidad de jugadores que participaban, con 2 Grandes Maestros, 2 Maestros internacionales, un Maestro Fide y 3 Maestros Nacionales.

En aquel evento logre ganar a dos Maestros Internacionales, Belli y Oblitas, ellos con un Elo  Fide superior al mío, sumar otros puntos al ganar y empatar, e igualmente perder.

Aún recuerdo aquella final, en una de las rondas finales del torneo me toco jugar con el ex campeón peruano Jorge Pacheco Asmat del llamado sólido norte, compañero mío de habitación, había sido amable al prestarme su maleta de libros de ajedrez, para nutrirme más contra nuestros rivales que luchaban por el mismo sueño… la clasificación a las Olimpiadas de ErevánArmenia.

Si más no recuerdo ese día antes de aquella partida, había un día de descanso, el MN Pacheco Asmat amigo mío en ese entonces, me dijo que se iría donde su madre a pasar la noche y mañana nos veríamos en la partida. Se fue, espere unos 20 minutos y fui a su maleta a ver algún libro sobre la francesa que iba a plantear, oh sorpresa la maleta estaba con su candado, bueno dije, manos a la obra, revisando líneas encontré en mis archivos y por  la columna del MI Oscar Quiñones en el diario Expreso de Lima, una francesa Tarrasch que aplico un maestro chileno en una partida y gano brillantemente, tenía que enrocarme largo y atacar con todo en el flanco de rey. Al día siguiente el maestro trujillano llego directo a la sala de juego, nos saludamos y empezó la lucha sin cuartel, ambos necesitábamos el punto, jugué la francesa, me enroque largo y la partida salió como Yo quería, arriesgue entregando por actividad un peón en el flanco de rey, que Pacheco Asmat  se devoro con su dama, la partida estaba al filo del abismo, un yerro sería fatal para cualquiera y cuando parecía que ya lo tenía bajo las cuerdas, el trujillano realizo una variante  obligada de cambios de damas, bajando la presión, pero aun así había ataque que se fue desvaneciendo poco a poco, quedando la partida en tablas.

MN Jorge Pacheco

En el campeonato nacional del 96 jugué con dos norteños, tanto el MI Oblitas de Chiclayo al cual gane y el MN Jorge Pacheco con quien  empate. Pero en la final del Campeonato Nacional Absoluto  del año de 1989, participaron 3 maestros  del Sólido Norte, el MN Robbiano, el MN Pacheco y el MI Oblitas, al cual los derrote a los tres, por ellos, en mi ciudad y por la trascendencia fui llamado el látigo del norte, que tiempos y que recuerdos de  años memorables, vividos, jugados y soñados.

Otros de los recuerdos de aquella época, fue la partida contra el MI Carlomagno Oblitas, la noche anterior a nuestra partida y hospedados en el Hotel Mundo en el centro de Lima,  me presentaron Oblitas y Pacheco a un jugador, no sé si  es chiclayano o piurano, su apellido era Huamanchumo un experto pimponista  de ajedrez, me dijo después de cenar para jugar una partida, al cual acepte jugar  una hora, pero se prolongó el blitz desde las 8 pm. hasta las 8 de la mañana del día siguiente, la partida con el MI Oblitas era a las 4:00 p.m., tome desayuno rápido y me fui a dormir.

MI Carlomagno Oblitas (camisa azul)

Empezó la partida con Oblitas,  con blancas salte con un peón dama, luego de alrededor de 20 lances, construí una bonita red de combinación, el maestro chiclayano cayo en la quimera de Morfeo, y con un contundente b4, fue imparable la pérdida de un peón  y a la postre su guardia pretoriana de su rey sucumbió.

En aquella vez, varios jugadores norteños me indicaron que me lo habían mandado al gran Huamanchumo a cansarme, y quede con esa duda por casi 23 años (ya que nunca más lo vi, en los muchos eventos que jugué en Lima y norte), hasta que por el azar del destino me comunique con él vía Facebook y me indico que era amante al blitz y que no hubo nada de eso. Quedamos en volver a rememorar aquella noche de verano en Lima.

PARTIDA DECISIVA, ULTIMA RONDA CON EL GMI JULIO ERNESTO GRANDA

MN MIGUEL NINA  VS  GM JULIO GRANDA

ONCEAVA RONDA DEL CAMPEONATO NACIONAL 1996

Clasificaban en el XLIV Campeonato Nacional del Perú, los 6 primeros puestos, a la Olimpiada Mundial.

Luego de realizar una excelente campaña hasta la décima ronda del torneo, tenía aun chances de clasificar a las Olimpiadas de Armenia, pero tenía al frente a un genio,  a un omnipresente Granda, que está en todas las variantes al mismo tiempo.

Las apuestas eran que debía ganar Granda y era lo lógico que debía suceder así, una fecha antes de aquella final se descansaba; tenía dos posibilidades de acceder a un repechaje con Juan Aguilar. Mis dirigentes de la Liga de Ajedrez de Arequipa se comunicaron aquel día vía teléfono con mi persona, entre el ellos el Dr. Octavio César Sahuanay Calsín, actual Juez Superior y Presidente de la Sala Penal Nacional del Poder Judicial, que ha llevado los casos más sonados de nuestra política como Keiko Fujimori, Ollanta Humala, Nadine Heredia entre otros actores del caso Lava Jato. Ellos me dieron la voz de aliento, fueron  positivos, que se podía, que me preparara para el encuentro crucial, creo que llegaron hablar con Granda, para felicitarlo por su campeonato anticipado y para ver su estado. Mi persona nunca converso con Julio Granda antes de aquella  partida del año 96.

Aquel día de descanso en el hotel Mundo, un día antes de la última ronda, observe que  Juan Aguilar Novoa se encontraba en el hotel,  y conversaba con su rival Jorge Pacheco en el Hall, vi claramente con un amigo que vino a visitarme, un cuadro que le entrego a su rival de la última ronda, y por lo que observe era un tablero de ajedrez de madera de fino acabado.

Mi posibilidad era que si perdía Juan Aguilar con Pacheco, tanto Aguilar y mi persona quedabamos con 5.5 puntos, que obligaría ir a un repechaje de dos partidas para definir la sexta plaza para las olimpiadas, está posibilidad murió un día anterior. Con todo en contra, todo estaba sellado para el día siguiente y solo quedaba sacar un empate a Granda y en esa misión salí a jugar la onceava y última ronda.

Ese día de descanso estudie todas las líneas que Granda jugó el último año (las que tenía a mi alcance), me prepare intensamente por 10 horas y ya a las 12 de la noche me dormí, al día siguiente repase las líneas. Sabia de la ataraxia de Julio para enfrentar sus partidas, es parecido a Karpov un jugador de hielo y para luchar tenía que salir muy bien con blancas, los sueños se me desvanecieron y sentía la precisión y sutileza del campeón peruano.

Aquella tarde gris en la ciudad de los Virreyes, cerca de la avenida la Colmena en el corazón de Lima, había Llegado la hora y debía empezar la partida, nervioso como nunca (por dentro), jugué un gambito de dama, el cual pensé que Julio no iba aceptar el peón, lo tomó sin más,  esa línea no la había estudiado casi nada, pude entrar a una línea igualada con Da4 para luego capturar el peón, pero no lo hice y decidí tratar de ganar la iniciativa. Jugué pésimo la apertura y Julio me castigo como a un principiante, luche lo que pude y sucumbí en 30 jugadas, más allá cerca de mi mesa jugaba mi última posibilidad el MN Jorge Pacheco vs Juan Aguilar, el primero estaba ya clasificado, al maestro trujillano le indique que lo había ayudado ganando a dos rivales directos como Oblitas y Belli tal como él me indico, que si ganaba, me ayudaría, pero antes de empezar su partida en el hotel El Mundo me indico que tenía familia y luchaba el premio económico, que había acordado un empate, llegó a la sala de juego e hizo rápidamente tablas con Aguilar.

Con la partida en posición inferior y con ese golpe sicológico caí sin atenuantes frente a la máxima figura latinoamericana  como era Julio Granda.

Tras ese golpe me retire de las competencias nacionales 4 años y reaparecí el año 2000.

MIS PARTIDAS

MI Mario Belli, fue una partida dura, la lucha fue posicional, saliendo un poco mejor en toda la partida, pero la posición olía a madera, un error craso de Belli lo aproveche para dar el zarpazo final, vi la luminiscencia y por ese camino encontré la victoria.

Mario Belli (camisa blanca)

-MN Moisés Fuentes, fuerte jugador limeño, con muchas guerras encima era un hueso duro a vencer, luego de una lucha encarnizada, donde Moshe estuvo mejor  en la partida, todo quedo en paz, empatamos.

Moisés Fuentes (chompa roja)

– GMI Henry Urday, habíamos empatado el 88 en la Final, ya en la partida con enroques opuestos,  perdí un tiempo clave en plena apertura y mi ataque con negras no llego a tiempo, me gano bien.

Henry Urday (saco negro)

-Miguel Muñoz, hoy GM, radicado en España, me había ganado en las semifinales del 94  y esta partida la tome como mi revancha, venía precedido en aquel evento como una estrella juvenil, pero ya en el final de la partida y ante un descuido, logre hacerle una bonita combinación, aun recuerdo que el MN Pedro García delante mío al rendir Muñoz le dijo, que porque rendía y este le explico la variante que era sutil y no se miraba a simple vista, le dijo pero Nina quizás no la vio, y Muñoz replico, es maestro y sus movimientos fueron en torno a la variante.

– Ernesto Ramos, ex jugador Olímpico, fuerte jugador limeño, peligroso en la táctica, era la primera vez que lo enfrentaba, salí bien de la apertura, entrando ya al final cometí un error que tácticamente fue aprovechado por el Chato Ramos como cariñosamente lo llama la afición peruana. Fue suficiente para llevarse el punto.

Ernesto Ramos (con el trofeo)

-Jean Pierre Torres, venia de hacer una buena campaña en las semifinales, pero se desinflo en la Final, gane la partida sin dificultad, sumando en la tabla.

– Augusto Carbajal, otro jugador de Lima, el llamado Chifa por sus amigos, no pude romper su apertura y se quedó con el rey negro en el centro en una Siciliana. Al final debí  ganar con calidad menos, por los peones pasados en el flanco de dama, pero repetí erróneamente tres posiciones iguales y el gran Chifa reclamo el empate.

Augusto Carbajal (polo plomo)

– MF Juan Aguilar, la partida se planteó una siciliana, pero un sacrificio mío en h6, fue refutado contundentemente por el maestro limeño, al cual antes le había ganado en dos oportunidades, allí perdí mi boleto a las Olimpiadas.

Hoy 24 años después me pregunto, que partidas, que duro fue, había que tener la piel de hierro, la sangre temperada, y la velocidad de un guepardo para el análisis de las variantes…que momentos, muchas veces solitario, muchas veces mirando en el horizonte, pienso que fuimos una generación que fue la base para la actual selección nacional, hoy más profesionales y en un mundo diferente al nuestro, la era de las computadoras y el internet; pertenecí a otra era, a las partidas aplazadas, al reloj analógico, a su duro análisis muchas veces solo en las finales y a una era sin incremento de tiempo, que en esos años era atroz como se comía el reloj el tiempo, pero agradecido a mi tiempo, a mi generación, a lo vivido en mi juventud en las noches de  diversión, después de terminado el campeonato, a los viajes a Europa, Asía y toda Sudamérica y al ajedrez que dio brillo y luz a mi vida. Gracias totales.

Archivos guardados en la Liga d Ajedrez de Arequipa

“Somos guerreros y en el camino nos encontraremos”

Ex Campeón Nacional Marcos Osorio de la ciudad de Lima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *